jueves, 2 de abril de 2020

Reflexiones dia 20


Ayer es tan parecido a hoy, anhelar tocar el aire con toda la piel, libertad de caminar por los parques, o simplemente sin rumbo fijo. Mañana será igual a hoy, con ese sentimiento de inseguridad en un futuro en el que no saber cuando podremos poner un pie en el exterior sin miedo a nada. Veinte días en una cárcel, llamada hogar, que nos hace valorar cosas que dábamos por sentadas sin apreciarlas porque las teníamos sin esfuerzo y por derecho. Algún día recordaremos esto como algo que paso y que no querremos volver a vivir y espero que esto haga pensar en lo que es un zoo. Volveremos a vivir a sentir esa libertad que se nos ha sido arrebatada por salud, pero que ya nada volverá a ser igual a como lo conocíamos, puede que las personas cambiemos, que vengan tiempos duros de afrontar perdidas.

Y la vida seguirá quizás nos apoyemos mas de lo que lo hacíamos, o quizás nos volvamos supervivientes en este mundo civilizado que a veces no lo es tanto.

Reflexiones de hoy que quizás mañana lea y piense en que vivimos algo que nos cambio en muchos sentidos. Viviremos todo con mas intensidad, aprovecharemos cada minuto de luz, de sol, de buen tiempo, miraremos más el exterior.

Viviremos más.

sábado, 21 de marzo de 2020

El virus de la revelion


Justo en este momento quizás es para pensar más de lo debido, es lo que hace que nos preguntemos sin parar ¿Qué va a pasar después? ¿Que será lo que ocurra mañana, en una semana o en un mes o dos de confinamiento? Tenemos miedo, y quien diga que no miente, todos tenemos preocupaciones por esta inseguridad que sentimos hacia el estado en el que nos encontramos. Nos cuestionamos la acción de quienes nos gobiernan, porque no hay recursos para los sanitarios, por que no podemos evitar el sufrimiento y muertes que el coronavirus se lleva sin poder ponerle remedio. Esa gran impotencia que sentimos el pueblo ante los que nos gobiernan y no exprimen sus recursos y se ponen como locos a fabricar mascarillas, guantes, batas o respiraderos para poder sobrevivir los mas débiles a este virus que se va a cobrar vidas que se podían haber evitado. Es todo tan injusto, ¿verdad? vivimos en un mundo de marionetas y el pueblo se esta dando cuenta o algunos de ellos que hay cosas que no cuadran, nos preguntamos y por que no hacen esto, y por que no hacen lo otro… Por que la respuesta es tan básica y que genera rabia. Estamos acinados en nuestras casas, pero si pudiéramos revelarnos seguro que estaríamos en las calles y no aplaudiendo la labor de nuestros gobernantes sino protestando por que nos dejan morir así, y solos en hospitales, residencias.

Me entristece y sí tengo miedo, porque yo soy de riesgo, con patologías previas, y si me contagio voy al hoyo dejando a un hijo de 16 meses. Y como yo hay miles de personas jóvenes que no dicen los datos que están muriendo y morirán por no alarmar a la población para que no se revelen cuando todo esto acabe.

No se lo que pasara todo son preguntas sin respuesta aun, no sé si sobreviviré, o mis padres o alguien cercano se puede ver afectado, pero os pido que sigáis cuestionando todo, haceros miles de preguntas, sobre todo, si hay respuestas sabréis qué tenéis que hacer y si no las hay llegaran algún día. Pero no nos conformemos si no estamos de acuerdo. Por que creo que como deber de ciudadana hay que revelarse cuando ves injusticias como estas. Aunque solo sean palabras y hacernos oír.

miércoles, 11 de marzo de 2020

Mi tiempo ahora


El tiempo. Segundos, minutos, horas, días.

Dia tras día veo pasar el tiempo y no avanzo, todo sigue a mi alrededor, parece como si mi vida se hubiera estancado avanzar ahora en mis proyectos me parece algo imposible, no sé si en algún momento seré dueña de mi tiempo, mi vida.

Un pequeño ser inunda ese tiempo, mi vida ahora, sé que lo elegí, que quería que formara parte de mi día a día, ¿pero cada segundo de mi tiempo tiene que ser para él? Ha veces deseo que crezca que se valga por sí mismo, otros no quiero que pase el tiempo y se aleje. Que contradictorio es todo. Lo quiero, pero con condiciones, estos sentimientos supongo que toda madre o padre los ha tenido. Quería escribir y en los pocos ratos que tengo necesito descansar, no viene la inspiración a mi cuando me pongo delante del ordenador, pero seguiré escribiendo lo que pueda. No quiero abandonar lo que tanto quiero hacer. Aunque solo sea en el blog expresarme con palabras de mi yo de ahora para fortalecer a mi yo del futuro.
Decirle que el no querrá tanto de mi que no será tan absorbente, que jugara solo, que no me pedirá el pecho constantemente, y que echaré de menos todo lo agobiante que era, o quizás no. Por que un niño de alta demanda es así, agotador, el cansancio se apodera, y solo deseas escapar tener un rato al día para ti, para poder hacer cosas sola. Hecho de menos la soledad hasta para dormir.
Algún día lo echaré de menos, o no.

Reflexiones dia 20

Ayer es tan parecido a hoy, anhelar tocar el aire con toda la piel, libertad de caminar por los parques, o simplemente sin rumbo fijo. Maña...