miércoles, 18 de septiembre de 2019

dislexia


Para empezar diré que es la dislexia: la dificultad de aprendizaje que afecta a la lectoescritura. Tiene un carácter específico y persistente. Se da en personas que no presentan ninguna discapacidad física, motriz, visual o de cualquier otro tipo. Es como una discrepancia entre el potencial de aprendizaje y el nivel de rendimiento de una persona, sin que exista cualquier tipo de problema, ya sea sensorial, físico, motor o deficiencia educativa.



Es algo complejo de explicar todo lo que da lugar la dislexia pero voy a explicar cómo en mi caso me di cuenta que la padezco y debo decir que lo he averiguado a mis 34 años. Hace unos días me dieron información sobre dicho problema que se detecta a niños de 3-5 años, para estar prevenida si mi niño podía padecerla en un futuro, pues el primer síntoma es en el habla. Confunden los fonemas y no consiguen hablar bien. En mi caso no conseguí hablar bien y fluido hasta los 6 años pues no se me entendía nada, mis padres no conseguían saber que les decía porque confundía los fonemas de las silabas, cambiaba alguna y era imposible saber que quería decir. Me llevaron a un logopeda y esa fue la mejor decisión que pudieron tomar, corregí la pronunciación yendo solo unos meses, pero lo que no sabían ellos era que esto me iba a perseguir toda la vida, y que solo lo sabía yo por lo que yo sentía y sufría. Pensando que era menos lista que los demás.

A lo largo de mi vida académica no he sido consciente de este problema y de lo que era ya que antes no lo diagnosticaban como tal, pero yo percibía deficiencias con respecto a mis otros compañeros. No entendía por qué leía mal, o muy lento, me saltaba renglones, a veces eran solo palabras o algunas silabas las cambiaba. En cuanto a la comprensión de lo que leía era nula, esperaba que no me tocase leer en voz alta, y menos explicar lo que acababa de leer por que no conseguía saber lo que acababa de leer. Tenía que leer dos o hasta 3 veces lo mismo y muy despacio. En cuanto hacíamos carteles para clase me encantaba dibujar como buena estudiante de bellas artes que he sido, ya de pequeña era en lo que destacaba pero en cuanto me decían que faltaba letras en mis carteles me hundía en mis fallos gramaticales, las faltas de ortografía no conseguía mejorarlas con los años, confundía a la b de la v, otras veces era la n de la m. Incluso a veces eran palabras que las escribía mal porque fonéticamente no sabía cómo se decían correctamente el caso que más recuerdo era “agujero”, yo lo escribía “abujero” con b.

En cuanto a las demás asignaturas tampoco se me daban bien los cálculos ya no sé si tenía algo que ver con mi problema de dislexia o era que no se me daba bien y ya está. Y los idiomas como el inglés me fue imposible, y el valenciano solo se decir palabras sueltas y expresiones de oírlas mucho, pero nunca he hablado valenciano fluido. En el intitulo pude cambiar el inglés por el francés y este se me daba algo mejor por su similitud con el valenciano en algunos fonemas pero que va los idiomas no eran lo mío.

El nivel de frustración es grandísimo por que no sabes porque los demás aprenden tan rápido y tú te quedas atrás, porque ellos consiguen avanzar o hacer las cosas bien o fluidas y por qué tu no, y bueno es un alivio saber que no tienes un atraso ni eres menos listo/a que los demás.



Otra característica de los disléxicos es que el hemisferio derecho del cerebro lo tienen más desarrollado que el izquierdo con lo que las manualidades y ramas artísticas se me daban muy bien. Una curiosidad de los disléxicos es que al tener ese desarrollo del lado derecho son capaces de memorizar las caras de la gente pero no sus nombres y justo era eso lo que me pasaba era capaz de saber si alguien me sonaba con solo verlo una vez pero nunca me acordaba de cómo se llamaba.
Y bueno en cada caso es particular porque no todos tienen los mismos problemas pero si más o menos se caracterizan por estos puntos. Hay mucha información sobre el tema pero este es mi pequeño aporte a lo que me sucede y no sabía.

Comentarme si tenéis dislexia y como os afecta en el día a día, o si creéis que la tenéis y no lo sabéis a ciencia cierta, me encantara leer vuestras aportaciones.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

la distancia


"Recuerdo cuando me abrazabas, recuerdo cuando me diste ánimos, recuerdo el ayer y el ahora, recuerdo cada momento juntos. Los momentos en que reíamos en los que me decías que era lo más importante para ti.
El momento de despedirse un adiós, un abrazo una duda… si fuésemos más conscientes, si todo lo que nos rodea fuese nada comparándolo con los deseos de estar juntos.
El momento en que vuelvas no tendré palabras, te dirigiré una sonrisa, esperando que me la devuelvas. No sabré cómo reaccionar, se me pasaran un montón de cosas por la cabeza. Hasta el más impuro de los pensamientos o el más dulce de ellos impedirá que pueda quererte como aquella tarde. Pues la distancia hizo que nuestras almas tristes sintieran que falta algo en nuestros corazones."


Este relato corto lo he rescatado de cuando sufría dicha distancia. Haciendo limpieza encontré una libreta con relatos que escribía desde mi adolescencia y oye me trae recuerdos de una etapa que añoro, aunque en aquel entonces lo veía todo negro y sin futuro a una relación que hoy en día ha acabado con un hijo de por medio.
Lo dedico a todos aquellos que estáis en la distancia y echáis de menos a alguien.

Reflexiones dia 20

Ayer es tan parecido a hoy, anhelar tocar el aire con toda la piel, libertad de caminar por los parques, o simplemente sin rumbo fijo. Maña...